Prince. In memoriam 

Escribo mientras vuelo a Barcelona….cielo, nubes, momentos desconectados…en mi música suena Sign O’ the Times …. Es una de las canciones que componen la banda sonora de mi vida, en la que Prince tiene un papel importante, y en la que protagonizó escenas inolvidables. Ayer murió. No sé por qué me ha afectado tanto, quizá porque con él muere una parte de mi juventud. Él fue mi primer gran concierto, 1990. La banda sonora que subrayaba mi aparición como protagonista en una película escrita y dirigida por mi, y por entonces, ambientada en Madrid. La banda sonora de mi independencia.

Recuerdo años después, el concierto en Barcelona, 1993, nueva escena, nueva vida. Recuerdo la espera, las puertas del Sant Jordi que se abren…coger de la mano a Marc y gritar, corre!, y echamos a correr como locos para entrar en la zona que Prince reservaba delante del escenario solo para unos pocos, aquellos que nos lo merecíamos, por las horas de espera, por las carreras. Nosotros éramos sus VIP. Recuerdo que podíamos oírle cantar a él, directamente, no a través del sistema de sonido. El show, su voz, la guitarra, Cat, aquel micrófono… Es un recuerdo a cámara lenta, como en esos vídeos de dance.  Todos bailamos a cámara lenta y es la música la que se mueve rápido.

Yo descubrí Prince a Marc, él a mí a Bruce Springsteen…tan diferentes como nosotros dos.

A Springsteen lo veremos pronto una vez más, a Prince ya no podremos verle. Tengo la misma sensación que en el 80, cuando murió John Lennon y yo, que era una niña que escuchaba a los Beatles, lloraba porque nunca podrían volver y nunca podría verles ya en un concierto. 

Pero aunque suene a tópico, siempre nos quedará su música, que no es poca, que no es poco….a bailar!

Anuncios