Dar sin esperar nada a cambio….no hablamos de amor

Decidida a estar 10 minutos, me siento frente al portátil. los niños duermen y la casa está en silencio….demasiado silencio….enchufo el spotify (que para eso lo pago!) y gracias a Nines descubro a Trent Dabbs….se fastidió, ya no acabaré en 10 minutos. Pensaba ponerme a trabajar un rato pero escuchando a este hombre me entran ganas irrefrenables de teclear un poco en la planta 35.

En mi habitación de la planta 35 tengo que trabajar un rato, solo un rato, después de un día que pocos entenderían. Un día en el que he ido a la terraza de nuestra planta a ayudar a unas amigas, fantásticas profesionales, a conocerse y tal vez a trabajar juntas. Un día en el que no he ganado ni un euro pero del que me siento muy satisfecha. Un día que últimamente se repite con mucha frecuencia.

La mayoría de las personas que se cruzan por los pasillos de esta planta y de otras muchas, no entienden que regale mi tiempo, mis energías y mis contactos a quién me lo pide…y quién lo merece, claro está.

Es difícil de justificar, en un mundo dominado por el interés, que simplemente te apetezca vivir desde dentro las necesidades de otras personas y ayudarles a satisfacerlas sin esperar nada a cambio….no hablo de nada sexual, no nos pasemos, ja ja ja !!!

Pero estoy segura de que aunque no gane dinero con ello, algún día, todo esto revertirá en mi habitación de alguna manera que aún no llego a ver. De hecho, ya lo hace, me lo paso estupendamente y aprendo muchísimo cada vez que paso por la terraza. Y acaso eso no es un bien de incalculable valor?

Mañana toca otro tipo de día, otro en el que habrá que poner los “garbanzos” por delante de la diversión. Un día en el que habrá que salir a otras plantas, incluso a otros hoteles, a llamar a otras habitaciones en las que habrá gente que igual no quiere ni vernos, pero que le vamos a hacer, es lo que hay… así que habrá que tomárselo con alegría. Ya que tenemos que hacerlo, hagámoslo bien.

Buenas noches. Voy a ver si ahora sí, trabajo un rato antes de que den las 12 y se fundan las luces de mi habitación.

Riesgo, libertad, creatividad

El martes en la planta 35 tuvimos la suerte de ver a Ferrán Adriá. La cita fue en el Palau Robert para la inauguración de la exposición sobre El Bulli. Hoy se abre al público. Es imprescindible ir. Estará todo un año, pero no dejes para mañana…..

Aquí está toda la información. http://bit.ly/zyrFiN

Para todos los que nos gusta la creatividad y los emprendedores (emprendiduría es una palabra horrorosa, deberíamos inventar otra) fue un placer y un descubrimiento ver tan de cerca la historia de un lugar de creación mítico como era El Bulli.

Nunca tuve la ocasión de ir a El Bulli (ni el presupuesto, jajaja), aunque he estado en el tickets Bar, que pertenece a la escuela y la filosofía de El Bulli. El Tickets es un lugar al que hay que ir al menos alguna vez a darse un gustazo al paladar y a todos los otros sentidos.

El título de la exposición dice mucho. El Bulli y su equipo son… Y digo “son” porque el proyecto sigue en El Bulli Foundation a pesar de que el restaurante no. Pues eso, son, sobre todo personas arriesgadas y libres para crear.

Podríamos darle la vuelta. Creatividad: Riesgo y libertad. Es difícil encontrar personas, (clientes para muchos de nosotros), que asuman riesgos, porque entre otras cosas, no tienen libertad para hacerlo, o bien no quieren asumir los riesgos de esta libertad.

Estoy segura de que todos los éxitos que pude ver en la exposición son el resultado del doble o el triple de fracasos, pero eso es el riesgo creativo. Que suerte tener la libertad de equivocarse una y otra vez, hasta dar con esa genialidad que todos admiramos.

Ferrán Adriá es un tipo increíble. Un genio, modesto y humilde de verdad, no es un posado. En seguida se ve que es así de verdad, “what you see, is what it is”. Cuánto tendrían que aprender las empresas de éste hombre, de esta actitud.

Valora a su equipo por encima de todo. Como decía Marc, “Eso es liderazgo !!”. Parece increíble lo que es capaz de comunicar en cuatro frases. Creo que las empresas deberían hacer lo mismo en sus planes de comunicación. Trasmite quien eres y por qué eres como eres, y serán aquellos que creen en lo mismo que tú los que te serán fieles para siempre.

Tengo la sensación de que el cerebro le va tan rápido que no es capaz de verbalizar a la misma velocidad.

De la exposición me quedo con estas imágenes. Me gustó mucho ver como es el proceso creativo de cada plato, que es extrapolable a cualquier proceso creativo. No hace falta inventar siempre desde 0. Si desgranas cada elemento de algo que ya existe, puedes crear algo nuevo, emocionante e inspirador.

image

image

Me encantó este panel. La frase es buena, eh? “Lo importante no es ser el primero, sino conceptualizarlo”. Ahí queda eso! Ala, a conceptualizar!! que difícil !!!

image

Es super interesante ver como, con el tiempo, los platos van cambiando de ser comida cada vez mejor elaborada a ser sensaciones que se paladean, ni siquiera se comen.

Me fui cargada con la pasión que se respira en el recorrido, me puse “on fire” y luego no podía dormir. Así que, abducida por el espíritu de El Bulli, me puse a ver este reportaje, que es impresionante, “El Bulli. L’últim Vals”. Al final me emocioné tanto, tanto, que hasta se me escapaba la lagrimilla.

Y para acabar, os dejo esta foto que me hizo muchísima ilusión. Hasta la próxima. Me vuelvo a mi habitación un rato.

Luisa

image